Frankfurt, símbolo de progreso pasado y presente

Frankfurt, como todas las grandes ciudades de Alemania, está marcada por el contraste entre lo antiguo y lo moderno. Desde las más firmes tradiciones hasta una modernidad ilimitada.

Frankfurt, una ciudad más conocida por ser el centro comercial y financiero de la zona euro, es también un importante centro cultural que deslumbra a los viajeros inadvertidos por su arquitectura urbana y por la belleza de su entorno.
La plaza Römerberg, con el edificio del antiguo ayuntamiento, la casa de Goethe, fiel exponente de la burguesía acaudalada del siglo XVIII, la iglesia de San Pablo que fue sede del primer parlamento de Alemania forman el casco histórico de la ciudad y sus mejores exponentes. Conviviendo con este pasado, el centro financiero de Alemania, con sus edificios de vanguardia…

El vuelo en avión es la manera más cómoda y fácil de realizar un viaje a Frankfurt. El aeropuerto de la ciudad es el más importante y el más grande de Alemania, tiene todas las conexiones internacionales y nacionales. El nombre del aeropuerto es “Flughafen Frankfurt” y está situado a 12 Km. del centro de la ciudad. Es un complejo de dos terminales con una cantidad enorme de salones, ambas terminales se encuentran conectadas entre sí por un servicio de transporte gratuito.

El aeropuerto cuenta con un excelente servicio de traslado hacia la ciudad y hacia otras regiones ya que cuenta con una estación de trenes de cercanías y otra de trenes regionales con destino a Colonia y Stuggart. No sólo llegan hasta este destino los vuelos de las grandes compañías aéreas, también lo hacen las pequeñas empresas dedicadas a los vuelos chárteres.

También se puede llegar al centro de Frankfurt utilizando diferentes servicios de autobuses, taxis o alquiler de coche. En taxi o coche el trayecto dura 30 minutos y las carreteras están muy bien señalizadas. Debemos considerar que el valor del viaje en taxi es de alrededor de 20€, variando según nuestro destino final.

Desde cualquier lugar de Europa es posible viajar a Frankfurt en tren, autobús o coche. La estación de trenes Hauptbanhof es la más concurrida de toda Europa y las carreteras y autopistas alemanas conforman una red excelente.

Las autopistas (autobahn) A3, A5, A66 y A67 llegan hasta el centro mismo de la ciudad, basta seguir la dirección “Zentrum”. Varias oficinas de turismo diseminadas por la ciudad no tienen ningún inconveniente en orientarnos y asesorarnos, son realmente muy cordiales.

Tanto en la ciudad como en los alrededores o en toda la región de Hesse, las opciones de hospedaje son muchas. Como toda gran ciudad cosmopolita Frankfurt ofrece cadenas de hoteles internacionales, hoteles de todas las categorías, pensiones, hostales, Bed and Breakfast, alojamiento en casas particulares, apartamentos en alquiler, viviendas rurales, albergues juveniles internacionales y la famosa “Haus der Jugend” (Casa de la Juventud) que recibe viajeros del mundo entero, sin límite de edad, familias, grupos, etc. posee todas las comodidades desde centro de reuniones, cafetería, restaurante, servicios de desayuno, almuerzo y cena ?con el pequeño inconveniente de los horarios- y está un lugar privilegiado de la ciudad. Las personas que no están asociadas pagan un pequeño canon de asociación. Este albergue dispone de más de 500 camas divididas en habitaciones individuales, familiares, grupales.
También las estaciones de trenes ofrecen el servicio de alquiler de bicicletas y Frankfurt posee una senda especial lo que convierte a la bicicleta en el mejor y más económico medio de transporte para recorrer esta bonita ciudad.

Frankfurt, como toda Alemania, tiene un clima templado durante el verano que la hace propicia a las caminatas, paseos en bicicleta, recorridas en lancha, etc. Pero en invierno es particularmente acogedora y sorprendente, en la época de navidad Frankfurt es más parecida a un libro de cuentos que a la ciudad real, sede de las grandes corporaciones financieras.

La reconstrucción de esta hermosa ciudad, luego de la devastadora Segunda Guerra Mundial, es prodigiosa.

[AFG_gallery id=’7′]

Castillos, palacios…rascacielos, una cultura milenaria y un futuro que avanza

Son innumerables las posibilidades de salidas que ofrece esta sorprendente ciudad, todas tienen un encanto especial y hasta las más baladíes nos evocan la historia y la cultura de su pueblo.

Plaza Römerberg: centro cívico e histórico de la ciudad se reconstruyó íntegramente durante el año 1986 con absoluta fidelidad y según los planos originales. En el “Römer”, sigue siendo la casa del Alcalde de Frankfurt y en una de sus esquinas se encuentra el edificio del primer banco de la ciudad, fundado en el siglo XVII y en otra la Sala de Arte Schirn.
Iglesia San Pablo: el sitio político más importante de Alemania. En el año 1948 se realizó la primera Asamblea Nacional que sentó las bases de la Constitución moderna de Alemania. Esta iglesia, reconstruida hasta el último detalle después de la Segunda Guerra Mundial, sigue siendo en la actualidad el símbolo de la democracia y son más los actos políticos que allí se desarrollan que los oficios religiosos.
Antigua Ópera: en la “Gran Sala”, revestida de la más fina madera de caoba se presentan todas las noches conciertos de música clásica nacionales e internacionales. En la “Sala Mozart” además, se presentan intérpretes de música popular o moderna como jazz, rock y musicales propios del famoso estilo ?cabaret? de Alemania.
Batschkapp: (Centro Cultural Juvenil) centro de eventos musicales y culturales abierto a las vanguardias y revelaciones internacionales de todos los género.
Sachsenhausen: es un barrio que se encuentra a orillas del río Meno y que concentra 16 museos, algunos de antigua data y reconstruidos totalmente durante la década del ’80 y otros nuevos. Entre los más importantes se encuentran el Museo Städel que presenta arte europeo, el Museo Etnológico, el Museo Alemán de Cine, el Museo de Artes Aplicadas, todos dignos de ser visitados.
Senckenberg: (Instituto de Investigación y Ciencias Naturales), no sólo expone dinosaurios, mamíferos, aves y peces, las momias egipcias también son una atracción del museo.
Museo del Diálogo: un museo único en su concepción, aquí no hay nada para ver. Guías no videntes nos dirigen a través de una experiencia de los sentidos que nos invita a descubrir el entorno sin verlo.
Museo Judío de Frankfurt: se encuentra en el Palacio Rothschild, que data del año 1812 y tiene un anexo en el museo de la calle Judengasse. Abarca todos los períodos de la historia de los judíos en Alemania desde su las primeras comunidades establecidas en el siglo XII hasta nuestros días, incluidos los acontecimientos de la Segunda Guerra Mundial.
Historisches Museum: (Museo Histórico de Frankfurt) ubicado en uno de los edificios más antiguo de Frankfurt, en la antigua capilla “Saalhofkapelle”, todo lo relacionado con la ciudad, con objetos de todos los tiempos y pertenecientes a todas las actividades desarrolladas en la región están expuestos en este museo que posee más de 600.000 piezas de un valor que no se puede cuantificar.
Palmengarten: (Jardín de las Palmeras) 26 hectáreas de flora universal. Creado en el año 1868 es uno de los jardines botánicos más importante del mundo por su extensión y por la calidad de sus especímenes.
Goethehaus: (Casa de Goethe) en “Großen Hirschgraben” en la que fuera la casa natal del eximio escritor, representante del Romanticismo universal, hoy funciona un museo dedicado a la memoria del famoso literato. Reconstruida fielmente, muestra réplicas de su mobiliario original y sirve como modelo de la calidad de vida de la alta burguesía de la época.
Saalburg: (castillo romano) cerca de Bad Homburg, este castillo romano fue totalmente restaurado y es el único en su género en toda Europa, además de sede de un museo este sitio ofrece una cantidad de eventos importantes durante todo el año.
Eberbach: (Monasterio Eberbach) monasterio medieval en la región de Rheingau en un paisaje espectacular, este monasterio se hizo famoso, entre otros aspectos por servir de plató para la filmación de la película “El nombre de la Rosa” con el actor inglés Sean Connery.
Bad Homburg: complejo de esparcimiento que ofrece muchísimas posibilidades de entretenimiento. Castillo, parque, balneario, casino y las famosas termas “Titus”.

Comer en Frankfurt ¡Guten Appetit!

La comida de Frankfurt, como toda la comida alemana, responde a las necesidades de un clima frío, a base de carne, fundamentalmente cerdo, sopas, salsas y una repostería omnipresente. Son famosas y muy suculentas sus salchichas (wurst) el cerdo acompañado de la famosa col fermentada (sauerkraut) y la patata en todas las formas imaginables.
El mítico Handkäs’ mit Musik (queso con música), que consiste en comer un queso blando, muy fuerte y con mucha cebolla escuchando música tradicional.

La legendaria cerveza alemana incluye variedades como la weizenbier, elaborada con trigo en vez de cebada o la rauchbier que es ahumada. Alemania es el primer consumidor mundial de cerveza. El vino se produce desde la época de los romanos y es conocido desde la Edad Media el vino blanco elaborado en la cuenca del Rhin. Frankfurt también una bebida típica de la región que se llama Ebbelwei, una especie de sidra de manzana que se sirve en unas jarras llamadas Bembel.

Siempre es más económico comer en las tabernas frecuentadas por los lugareños y lejos del casco histórico, acostumbrado a recibir acaudalados hombres de negocios que concurren al centro financiero internacional. También Frankfurt ofrece toda la variedad de cocina internacional y cadenas de comida rápida, además de la salchicha asada al paso, que se degusta de pie en los tradicionales Imbiss.

 

Pocos eventos pero muy buenos

Frankfurt no desborda de festividades como Italia o España, o incluso otras ciudades de Alemania como Munich que todos los años regala la Oktoberfest a miles de turistas pero algunos por su calidad cultural, artística o deportiva forman parte del calendario mundial.

Fiesta de los Museos de la Ribera del MenoFrankfurt despide el verano y le regala a los miles de turistas que la visitan y a sus habitantes la fiesta cultural más grande de Europa, la última semana de agosto. Tres días, a lo largo de 8 Km. a orillas del río Meno, con la concurrencia de más de 1.000.000 de personas por día con música, gastronomía, teatro, variedades y también la espectacular competencia de botes.

Fiesta de la Plaza de la Ópera: expresiones artísticas y cocina internacional en el maravilloso marco de esta plaza, todos los años en el mes de junio.

Mercado de pulgas o rastro: todos los sábados a la mañana a orillas del Meno, pintoresco y, por qué no provechoso mercado de todo tipo de productos (antigüedades, ropa, objetos, etc.) quizás la oportunidad de traernos un “souvenir” especial.

Feria del Libro: es la más importante de Europa, la segunda en importancia en el mundo, superada por la de Chicago. Se celebra todos los años a mediados del mes de octubre y es una ocasión especial para lectores y empresarios. La ciudad se afana al ritmo de esta feria.

Ya sea en el centro de la ciudad o en la región de Hesse, cerca de Frankfurt, para vivir unas vacaciones rurales diferentes, esta ciudad no puede dejar de conocerse, por su riqueza histórica y por su importancia presente.

[lista]

 

[/lista]

Pin It on Pinterest

¡Comparte este artículo!