FLORENCIA


Florencia es una ciudad que no deja indistinto a nadie, su centro histórico es relativamente pequeño pero tiene mucho que ofrecer. Es un lugar con mucho encanto donde perderse entre sus calles, es un placer. Tiene una gran oferta cultural pero también mucho ambiente donde disfrutar del ocio nocturno o la gastronomía. Estuvimos recientemente y para nada descartamos repetir cuando surja la oportunidad.


El primer día en la ciudad visitamos Santa Maria Novella, que te recibe según llegas a la estación de tren, la plaza de la República y frotamos el morro del simpático Porcellino, como es tradición, antes de cruzar al otro lado del rio pasando por el típico Ponte Vecchio para conocer el Palacio Pitti y los Jardines Boboli. A la hora de comer fuimos a recorrer las calles del bohemio barrio de Oltarno, sitio ideal para encontrar un restaurante tradicional alejado del turismo masificado. Después recorrimos la orilla del Arno hasta llegar a la Plaza de San Michelangelo donde visitamos la iglesia de San Miniato al Monte y pudimos ver anochecer contemplando una romántica panorámica de Florencia. Para terminar el día fuimos a probar el típico aperitivo italiano en los modernos locales a orillas del rio donde se puede disfrutar del ambiente.


La segunda jornada visitamos la bella catedral de Santa Maria del Fiore con su extraordinaria cúpula, el Baptisterio y el Campanille. A continuación nos dirigimos a la Plaza de la Señoría, la más bonita de toda la ciudad, para ver el Palacio Vecchio y la multitud de esculturas que tiene, como la réplica del David de Miguel Ángel o la Fuente de Neptuno. Una visita recomendada es la Galeria de los Uffizi tanto por el museo en sí como por sus impresionantes colecciones, siendo un imprescindible. Para almorzar elegimos un famoso establecimiento llamado All´Antico vinaio que tiene en su carta mas de cien tipos de bocadillos con combinaciones exquisitas. Seguimos nuestra ruta visitando la Basílica di Santa Croce, la Plaza de la Santissima Annunciata, y la conocida Galería de la Academia. La última parada fue el Palacio Medici Ricardi antes de llegar al Mercado Central que tiene puestos tradicionales en la planta baja y pequeños bares donde puedes encontrar cualquier tipo de cocina, por lo que lo hace ideal para cenar y degustar un vino de la región.


Decidimos alquilar un coche para emplear el último día en recorrer parte de la Toscana. El primer destino a visitar fue Siena que sorprende con su imponente catedral entre callejuelas y su original plaza. Otro imprescindible es visitar pueblos medievales como Volterra o San Gimignano, Patrimonio de la Humanidad por la excelente conservación de sus torres, símbolos de poder y riqueza de los nobles en otra época. Por último no quisimos dejar de visitar Pisa y su llamativa torre inclinada, para ello viajamos por carreteras secundarias pudiendo disfrutar de los característicos paisajes de villas y viñedos sorprendentemente verdes.

 

Quieres visitarlo?

Como puedes comprobar, en Viajes Aran, somos conocedores del destino, podemos aconsejarte para que disfrutes al 100% del destino.

Escríbenos a hola@aranviajes.com y pídenos presupuesto sin compromiso o entra en nuestra página para hacer tu propio presupuesto:

 

  • Ofertas a Florencia

 

Todo con la garantía de ARAN VIAJES

 

Pin It on Pinterest

¡Comparte este artículo!